About us


El Saber

Érase una vez una niña de siete años a la que le encantaba la lectura. Todas las noches se encerraba en el desván y sacaba un libro misterioso que por muchas veces que lo leyese nunca se iba a cansar de él. Cada noche viajaba a un mundo lleno de maravillas, de animales fantásticos y cosas extrañas. La primera vez que viajó a este mundo, pensó que se había vuelto loca, tal vez lo estuviese, pero fue descubriendo los secretos que este guardaba. La segunda vez decidió llevarse consigo a su más fiel amigo, Gengy, su oso de peluche. Aquella rara noche, la niña y su oso Gengy, se adentraron de nuevo en aquel mundo maravilloso, allí conocieron  hadas, unicornios, conejos..., si se lo hubiese contado a alguien la tomarían por una loca.
La tercera noche, se encontró con algo que jamás había visto, surcando los cielos, una serpiente voladora de más de dos metros de largo, la aterrorizó y cerro el libro tan rápido como pudo, y de nuevo se vio en el desván. Aquella noche no puedo concebir el sueño, cada vez que cerraba los ojos la imagen de aquella enorme serpiente surcando los cielos aparecía en su mente.
La cuarta noche decidió volver, bien porque lo único que le quedaba de cordura lo había perdido o bien porque creía que debía enfrentarse a sus miedos. Ella pensó en lo primero. Aquella noche se volvió a encontrar con que aquella enorme y no muy bonita serpiente estaba surcando  los cielos. La vio aterrizar no muy lejos de allí, y decidió  ir a verla <<Como puedo cerrar el libro cuando quiera...>> se dijo la pequeña. En cuanto esta entró en el claro en el que se encontraba la serpiente empezó a sudar como nunca, la gran serpiente se giró y siseó, empezó a reptar hasta la niña, que inmóvil por el miedo que sentía  seguía sudando y cada vez agarraba más fuerte el libro y al pequeño Gengy.
La serpiente cogió a la pequeña con su cola y la colocó sobre su enorme lomo, la niña más calmada al saber  que la serpiente no pretendía hacerla daño, dejó de apretar al pequeño Gengy y al libro.
La serpiente empezó a ascender, y juntas recorrieron aquella noche, por el cielo, todo aquel mundo maravilloso, fantástico y de locura, de misterio y belleza.
La niña todas las noches seguía yendo a aquel mundo maravilloso.
Desde aquel día la muchacha aprendía más y más y no se cansaba, desde ese día su lema fue:
El Saber No Ocupa Lugar

Shala Lalá

Soy una libra del día tres, soy de las que se gustan hacer esperar, me gusta buscar formas en las estrellas.
Desde chiquitina me ha encantado leer, pero verdaderamente me enganche por la lectura, cuando empecé a escribir, fue cuando mi querida amiga Ith, me enseño lo que es adentrarse en el mundo de la lectura.
Mis amigos me dicen que soy: loca, divertida, maja, graciosa, buena persona, simpática, amable, ingenua e inocente y aquí una amiga me dice que las mato callando si quiero, inteligente y una chica muy feliz.
Yo, me considero de lo más normal.
Me gusta aprender de lo que me gusta, informarme por mi cuenta y descubrir cada día cosas nuevas.
Mi gran sueño de pequeña era ser astronauta, tal vez porque no había ninguna mujer que hubiese pisado la Luna, quería coger un Sol como la gente del anuncio, y sobretodo quería perderme en medio del océano con una biblioteca, ahora, quiero estudiar un doble grado en educación infantil y educación primaria para ayudarme con mi saber, para mejorar mi persona, y ayudar a los demás.

Muaak!! Reixel(:

P.D: Soy de esas que : no aprendo las lecciones que me dan, me dicen que mi locura lega más halla que la de la pequeña liebre de Alícia, Soy de lo más normal ^^ . Tendréis que usar psicología inversa conmigo (:


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...